jueves, 14 de diciembre de 2017

NO COMETA ESTE ERROR AL DORMIR, SE ARRIESGA A SUBIR DE PESO



Mantener una luz encendida durante la noche podría cambiar su horario de alimentación, y el resultado podría ser un exceso de peso. 

Es posible que no considere relevante el hecho de encender la luz del cuarto de baño en el medio de la noche o dormir al lado del brillo de su radio reloj. Pero ha surgido una poderosa investigación que demuestra que exponerse a la luz durante la noche podría afectar seriamente el reloj interno corporal, lo que podría originar cambios metabólicos y aumento de peso.

Por Qué es Tan Importante Que Duerma en la Oscuridad

Su reloj biológico, o ritmo circadiano, ha evolucionado a lo largo de cientos de generaciones para alinear su fisiología con su entorno, y este asume que, al igual que sus antepasados, debe dormir durante la noche y permanecer despierto durante las horas diurnas.
Si confunde la situación al quedarse despierto hasta tarde y privarse de muchas horas de sueño, o incluso al alimentarse a horas extrañas (horas en que las que su reloj interno espera que duerma), enviará señales conflictivas a su cuerpo.
Una forma en que esto ocurre es al alterar los niveles de hormonas importantes relacionadas con el apetito y la conducta alimenticia.
Cuando se priva de sueño, su cuerpo disminuye la producción de leptina, la hormona que le indica a su cerebro que no necesita más alimento. Al mismo tiempo, aumenta los niveles de grelina, una hormona que desencadena el apetito.
En un estudio, los investigadores encontraron que las personas que durmieron solo cuatro horas por noche, durante dos noches, tuvieron:
  • Niveles 18 % menores de leptina
  • Niveles 28 % mayores de grelina
Además, al parecer las personas que se privaron de sueño durante el estudio, consumían alimentos más dulces y almidonados, en vez de vegetales y productos lácteos. Los investigadores sospecharon que estos antojos se debían al hecho de que su cerebro se alimentaba de glucosa (azúcar en la sangre); por lo tanto, cuando hay una falta de sueño, su cerebro busca carbohidratos.
En resumen, la privación del sueño pone al cuerpo en un estado prediabético y le hace sentir hambre, incluso si ya se ha alimentado.
Sus hábitos de sueño también influyen directamente en el aumento de peso alrededor de su área abdominal. Este es el tipo de grasa relacionada con las enfermedades cardiacas, diabetes tipo 2, derrames cerebrales y otras enfermedades crónicas, por lo que es una cuestión que va más allá de la estética.
Su cuerpo funciona mejor cuando es expuesto a patrones predecibles de luz y oscuridad. Desafortunadamente, una vez que la luz artificial se desarrolló hace menos de un siglo, moduló la duración del día; por lo que actualmente, los humanos se encuentran expuestos a un impredecible patrón de luz y oscuridad.
La irregularidad impide que los ritmos circadianos se ajusten a un patrón y crea un estado de "desfase horario" permanente.
Por supuesto que, la solución es hacer que el ciclo de sueño-vigilia, así como los patrones de luz-oscuridad, sean lo más predecibles posibles a través de:
  • Dormir lo más temprano posible y despertar temprano
  • Dormir y despertarse a la misma hora cada noche y mañana
  • Eliminar la luz artificial cuando sea la hora de dormir

Para que la habitación esté lo más oscura posible:

Instale cortinas blackout
Cierre la puerta de su dormitorio, si entra luz, e incluso ponga una toalla a lo largo de la base de la puerta para evitar que la luz se filtre
Deshágase de su radio reloj eléctrico (o al menos cúbralo durante la noche)
Evite las luces nocturnas de cualquier tipo
Mantenga toda las luces apagadas por la noche (incluso si se levanta para ir al baño), ¡eso incluye el televisor!
Si no puede hacer que su habitación sea lo suficientemente oscura, utilice un antifaz para bloquear cualquier luz difusa

No hay comentarios:

Publicar un comentario