lunes, 18 de septiembre de 2017

FIBROSIS PULMONAR




La fibrosis pulmonar es una enfermedad en donde sus pulmones (alveolos) se van cicatrizando y engrosando. Esto dificulta la respiración y es posible que la sangre no reciba oxígeno suficiente. 

La evolución de la fibrosis pulmonar y la gravedad de los síntomas pueden variar de una persona a otra. Algunas se enferman rápidamente y presentan un cuadro grave. Otras tienen síntomas moderados que empeoran más lentamente, en el transcurso de meses o años.

Con la fibrosis pulmonar, los órganos pierden elasticidad y flexibilidad. Esto limita la capacidad de los pulmones de intercambiar oxígeno y dióxido de carbono.

El daño puede deberse a muchos factores diferentes, incluidos la exposición por un largo plazo a determinadas toxinas, ciertos trastornos médicos, radioterapia y algunos medicamentos.

La exposición por un largo plazo a ciertas toxinas y contaminantes puede dañar tus pulmones. Tales factores incluyen los siguientes:
  • Harina de sílice
  • Fibras de asbesto
  • Polvo de metales duros
  • Polvo de carbón
  • Polvo de granos
  • Excremento de pájaros y animales

Tratamientos con radiación

Algunas personas que reciben radioterapia para el cáncer de pulmón o de mama presentan signos de daño pulmonar meses y, en ocasiones, años después del tratamiento inicial. La gravedad del daño puede depender de lo siguiente:
  • La proporción del pulmón que estuvo expuesta a radiación
  • La cantidad total de radiación administrada
  • Si se recibió también quimioterapia
  • La presencia de una enfermedad pulmonar no diagnosticada

Medicamentos

Muchos medicamentos pueden dañar tus pulmones, sobre todo medicamentos como los siguientes:
  • Medicamentos para quimioterapia. Los medicamentos diseñados para matar células cancerosas, tales como el metotrexato (Trexall, Otrexup y otros) y la ciclofosfamida, también pueden dañar el tejido pulmonar.
  • Medicamentos para el corazón. Algunos medicamentos que se utilizan para tratar los latidos irregulares del corazón, tales como la amiodarona (Cordarone, Nexterone, Pacerone), pueden dañar el tejido pulmonar.
  • Algunos antibióticos. Algunos antibióticos, tales como la nitrofurantoína (Macrobid, Macrodantin y otros) o el etambutol, pueden causar daño pulmonar.
  • Medicamentos antiinflamatorios. Algunos medicamentos antiinflamatorios, tales como rituximab (Rituxan) o sulfasalazina (Azulfidine), pueden causar daño pulmonar.

Afecciones

El daño pulmonar también puede producirse como resultado de varias afecciones, incluidas las siguientes:
  • Dermatomiositis
  • Polimiositis
  • Enfermedad mixta del tejido conjuntivo
  • Lupus eritematoso diseminado
  • Artritis reumatoide
  • Sarcoidosis
  • Esclerodermia
  • Neumonía
Son muchas las sustancias y afecciones que pueden causar fibrosis pulmonar. De todas maneras, en muchos casos, nunca se encuentra la causa. La fibrosis pulmonar sin una causa conocida se llama fibrosis pulmonar idiopática.
Los investigadores tienen varias teorías sobre el posible desencadenante de la fibrosis pulmonar idiopática, que incluyen los virus y la exposición al humo de tabaco.

Factores de riesgo

Los factores que te hacen más propenso a la fibrosis pulmonar comprenden los siguientes:
  • Edad. Si bien se ha diagnosticado fibrosis pulmonar en niños y bebés, es más probable que el trastorno afecte a adultos de mediana edad y mayores.
  • Sexo. La fibrosis pulmonar idiopática afecta con mayor frecuencia a los hombres que a las mujeres.
  • Tabaquismo. Muchos más fumadores y ex fumadores padecen fibrosis pulmonar que personas que nunca fumaron. La fibrosis pulmonar puede producirse en pacientes con enfisema. El tabaco es un detonante de esta enfermedad. 
  • Determinadas ocupaciones. Las personas que trabajan en minería, agricultura o construcción o que están expuestas a contaminantes que se sabe dañan los pulmones tienen mayor riesgo de presentar fibrosis pulmonar.
  • Tratamientos oncológicos. Recibir tratamientos con radiación en el tórax o determinados fármacos para quimioterapia puede aumentar el riesgo de fibrosis pulmonar.
  • Factores genéticos. Algunos tipos de fibrosis pulmonar son hereditarios, y los factores genéticos podrían ser un componente.

Síntomas

Entre los signos y síntomas de la fibrosis pulmonar, pueden mencionarse los siguientes:
  • Dificultad para respirar (disnea)
  • Tos seca
  • Fatiga
  • Pérdida de peso sin causa aparente
  • Dolor en los músculos y en las articulaciones
  • Ensanchamiento y redondeo de las puntas de los dedos de los pies o de las manos (hipocratismo digital)

Pruebas y exámenes


Los exámenes que ayudan a diagnosticar la fibrosis pulmonar idiopática incluyen los siguientes:
  • Broncoscopia 
  • Tomografía computarizada del tórax
  • Radiografía de tórax
  • Ecocardiografía
  • Mediciones del nivel de oxígeno en la sangre (gasometría arterial)
  • Pruebas de la función pulmonar
  • Prueba de la caminata de 6 minutos
  • Exámenes para enfermedades del tejido conectivo como artritis reumatoidea, lupus o esclerodermia
  • Biopsia de pulmón abierto (quirúrgica)

Tratamiento

No existe cura conocida para la fibrosis pulmonar, pero se puede evitar su avance. 
El tratamiento se enfoca en aliviar los síntomas y disminuir el avance de la enfermedad:
  • Pirfenidona (Esbriet) y nintedanib (Ofev) son 2 medicinas que han sido aprobadas para tratar la fibrosis pulmonar idiopática. Pueden ayudar a hacer que el daño al pulmón sea más lento.
  • Las personas con niveles bajos de oxígeno en la sangre nunca necesitarán apoyo con oxígeno en casa.
  • La rehabilitación pulmonar no curará la enfermedad, pero puede ayudar a las personas a hacer ejercicio con una menor dificultad respiratoria.
Hacer cambios en el estilo de vida y en el hogar puede ayudar a manejar los síntomas respiratorios. Si usted o cualquier miembro de la familia fuman, ahora es el momento para dejar de hacerlo.

Si sigues fumando, lo más importante que puede hacer es parar. Habla con tu médico acerca de programas y productos que pueden ayudarle a dejar de fumar. Además, trate de evitar el humo de segunda mano. Pídeles a tus familiares y amigos que no fumen delante de ti o en su casa, automóvil o lugar de trabajo.

La actividad física puede ayudar a mantener su fuerza y la función pulmonar y reducir el estrés. Intente hacer ejercicio moderado, como caminar, nadar o montar una bicicleta estacionaria. Pregúntele a su médico acerca del uso de oxígeno durante el ejercicio.

Los pequeños cambios que podamos hacer en nuestra dieta encaminados siempre a la búsqueda de nutrientes, a limpiar nuestro organismo, y a equilibrar el pH de nuestro nivel en sangre, nos van a ayudar sin duda a complementar la intervención médica, a ayudarnos en nuestro día a día, y a estar más sanos. La voluntad y el deseo por mejorar son dos cualidades indispensables, nunca hay que olvidarlo.

Señalar que en la dieta que te recomendamos son básicos los zumos y las frutas, idóneos para el tratamiento de la fibrosis pulmonar.
  • Zumo de limón en ayunas: Imprescindible para limpiar nuestro organismo al iniciar el día.
  • Zanahorias: Son antioxidantes, ricas en vitamina A, mejoran la circulación y contienen betacaroteno, beneficioso sin duda para esta patología. Es muy práctico por ejemplo hacernos un zumo licuando zanahoria y un poco de remolacha; la beberemos a sorbos sin colar.
  • Zumo de arándanos con piña: Poderosos antioxidantes. El pigmento azul del arándano por ejemplo contiene anthocianina, perfecto para enfermedades de la circulación de la sangre.
  • Zumo de tomate: Muy nutritivo y otro más de la familia de los antioxidantes; contiene hierro, fósforo, vitaminas C, E, y A… idóneos para problemas cardiovasculares.
  • Ciruelas: Las debemos tomar con el estómago ya vacío, por ejemplo por la tarde y cuando ya hayan pasado unas cuántas horas desde nuestra última comida. Contienen varios nutrientes, vitaminas, y son muy útiles para disminuir el colesterol. Todo ello hará que la circulación vaya siendo más óptima beneficiando de ese modo nuestra enfermedad.
  • Aloe: Tiene un maravilloso poder regenerativo, y, además, depura nuestro cuerpo de toxinas. Podemos tomar su jugo mezclado con agua y zumo de zanahoria.

Se debe evitar la comida chatarra, frituras, embutidos, carne roja, lácteos y derivados, productos elaborados con harina, azúcar refinada, alcohol y tabaco. 
El consumo de ácidos grasos saturados y de carne puede aumentar el riesgo de presentar fibrosis pulmonar idiopática.
Como puedes ver, la dieta ayuda a mejorar la calidad de vida de la persona que padece esta enfermedad. 




lunes, 4 de septiembre de 2017

TBHQ ¿CONOCES LO QUE COMES?




¿Qué es el TBHQ?

Seguramente has visto ese ingrediente en muchos productos que compras, pero ¿qué es?

Bueno, el TBHQTerbutil Hidroquinona o E-319, es un derivado de la hidroquinona y en los alimentos es utilizado  como conservante para aceites vegetales y grasas animales, y es una aditivo letal, tan solo 5 gramos pueden matar a una persona.

El TBHQ suele ser catalogado como un “antioxidante”, sin embargo es importante saber que es un químico sintético (derivado del petroleo) con propiedades antioxidantes - NO es un antioxidante natural.

En sí, el producto químico evita la oxidación de grasas y aceites, extendiendo así la vida útil de los alimentos procesados. Es un ingrediente común usando en los alimentos procesados de todo tipo, pero también se puede encontrar en barnices, lacas, pesticidas, así como en cosméticos y perfumes para reducir la tasa de evaporación y mejorar la estabilidad.

El consumo de un gramo de TBHQ puede causar:

  • Náuseas
  • Vomito
  • Zumbido en los oídos (tinnnitus)
  • Delirio
  • Sensación de asfixia
  • Colapso

Basado en estudios en animales, los peligros de salud asociados con TBHQ incluyen:

  • Efectos en el hígado en dosis muy bajas
  • Resultados positivos de mutación en las pruebas in vitro en células de mamíferos
  • Cambios bioquímicos en dosis muy bajas
  • Efectos en la reproducción en dosis altas

¿Cuál es la Forma más Sencilla de Evitar los Aditivos Alimenticios Dañinos?

Evitar los alimentos procesados por completo. Cambiar los alimentos procesados por alimentos enteros y frescos podría parecer una idea radical, pero es una necesidad si valora su salud. Y cuando pone la historia de la comida en perspectiva, en realidad los alimentos procesados son “radicales” y “nuevos”. Las personas se han beneficiado de los vegetales, las legumbres, las frutas y otros alimentos enteros durante siglos, mientras que los alimentos procesados acaban de ser inventados.

La conclusión es que si desea estar saludable y mantener a sus hijos sanos, evite las comidas rápidas y los alimentos procesados, e invierta algún tiempo en la cocina, empiece a cocinar desde cero. Recuperar la cocina es parte del paquete de una vida saludable, para que sepa con exactitud lo que consume.

Idealmente, asegúrese de consumir alimentos enteros, crudos, orgánicos y/o si es posible que sean cultivados localmente. Esa es una de las razones principales por las que el jugo de vegetales funciona tan bien - debido a que está consumiendo alimentos crudos vivos.

La mayoría de los vegetales también tienen niveles muy bajos de carbohidratos que molestan mínimamente el metabolismo de la insulina - otra característica importante de una dieta saludable--- pero hay algo muy especial en los jugos de vegetales y al comer alimentos crudos en general.