jueves, 5 de mayo de 2016

LA MADRE DE TODAS LAS ENFERMEDADES: LA ACIDOSIS METABÓLICA



  • La acidosis es consecuencia de la propia vida y se va produciendo con el transcurrir de los años y según entramos en la senectud, pero es agravada por una mala alimentación, malos hábitos y el estrés desmedido.
  • No hablaremos aquí de las grandes acidosis metabólicas que se observan en las unidades de cuidados intensivos de los hospitales y con riesgo de muerte inminente.
  • Casi todas las enfermedades conocidas y más las crónicas ,incluidas las degenerativas, cursan con inflamación, lo cual es demostrable en los análisis de sangre de los enfermos, puesto que casi siempre existe aumento de la velocidad de sedimentación, proteína c reactiva y LDH (lactodeshidrogenasa) incluso por lo tanto aumento de la producción de acido láctico.
  • El pH es una medida de la acidez o alcalinidad de una solución, la sigla significa "potencial de hidrógeno". Esta medida posee una escala propia que indica con exactitud un valor y va del número 0 al 14, siendo de esta manera el 7 el número del medio o pH neutro.




Se interpreta esta escala de la siguiente manera: si el pH es de 0 a 6,99, la solución es considerada ácida y si el pH es de 7,1 a 14, la solución se considera alcalina.si la solución tiene un pH de 7, es considerada neutra.


OJO: No debemos olvidar que el pH es un factor logarítmico; cuando una solución se vuelve diez veces más ácida, el pH disminuirá en una unidad. Cuando una solución se vuelve cien veces más ácida, el pH disminuirá en dos unidades.


Los síntomas de una acidosis pueden ser: 

• Cálculos renales
• Dolores de cabeza
• Respiración irregular (la respiración puede volverse rápida y poco profunda con frecuentes suspiros)
• Sequedad de la piel
• Insomnio
• Falta de energía vespertina
• Nausea, vómitos, diarrea, pérdida del apetito
• Las uñas poco fuertes y fácilmente rompibles
• Trastornos del sistema nervioso


NUESTRA ALIMENTACIÓN ES FUNDAMENTAL PARA MANTENERNOS SANOS

Nuestra dieta en promedio tiene un pH de menos de 7 (ácido). Por ejemplo, imaginemos el siguiente plato: un bistec o una pechuga de pollo, acompañado de arroz, crema, judías, pasta, una coca-cola, es una dieta con pH de aproximadamente 3.5 a 4; bastante ácido.

Al comer algo como el plato que mencionamos anteriormente ponemos a trabajar intensamente a nuestros órganos para neutralizar esa acidez, pues su misión es proteger a toda costa el intestino delgado, para que allí no llegue esa carga ácida.

Desafortunadamente el producto de desperdicio del estómago será ácido clorhídrico. Al haber un exceso de este ácido en nuestro estómago las consecuencias serán agruras, reflujo y acidez.

Cuando sentimos estos malestares, en lugar de escuchar el llamado de alerta de nuestro cuerpo, hacemos lo que hemos aprendido: tomar algún medicamento para neutralizar la acidez (como alka-selter o cualquier otra pastilla para la acidez). Vale la pena resaltar que, no es casualidad que este tipo de medicamentos son los que encabezan la lista de los mas vendidos en todas las farmacias y si tenemos la curiosidad de leer de qué están hechos la mayoría de estas pastillas o polvos "milagrosos", veremos que es de bicarbonato de sodio y/o sales minerales.

Pero esa, desafortunadamente, no es la solución. No podemos estar jugando con el cuerpo al darle ácido en la alimentación y luego alcalinidad en medicamentos.

Para que el cuerpo pueda descansar debemos darle alimentos con un pH arriba de 7,pero esto es del todo imposible y quizá ni aconsejable ,ya que muchísimos alimentos de nuestra dieta son ácidos y además por eso no son malos, puesto que ellos como la propia vitamina c y otros muchos etc. son necesarios para nuestro organismo, sin embargo es aconsejable balancear nuestra dieta de forma que de que sea lo mas alcalina posible.






Debemos de cuidar nuestro terreno interno. La acidosis es una condición que debilita todos los sistemas de nuestro organismo incluido el sistema inmunitario y fuerza al cuerpo a consumir los minerales de los órganos vitales para neutralizar el ácido y removerlo de manera segura del cuerpo y poder preservar el nivel de pH de la sangre en torno al 7,4.

Mantener el pH en torno al punto de equilibrio es bastante difícil ,puesto que la misma vejez lo desequilibra y lo lleva al terreno acido mas allá de lo que es normal o fisiologico,puesto que las finas oscilaciones en torno al punto de equilibrio se producen fisiológicamente en 24 horas, es decir en un día y todos los días de la vida, pero cuando estas oscilaciones se vierte hacia el lado de la acidosis de forma excesiva y fuera de los límites normales, es decir se desequilibra el sistema, sobrevienen muchísimas enfermedades ,puesto que ello lleva acarreado alteraciones de reacciones bioquímicas fundamentales para el normo funcionamiento de la vida o homeostasis del organismo.

Los incontables nombres de las enfermedades en realidad no importan, lo que si importa es que casi todas ellas provienen de la misma raíz: demasiada acidosis en el cuerpo, que termina siendo como la madre de todas las enfermedades.

Una de las formas mas sencilla y efectiva de saber el pH de nuestros fluidos internos es mediante la orina. La orina es un indicativo perfecto para conocer nuestro estado de salud en general, ya que es un indicativo del pH sanguíneo, aunque no es el mismo.

Recordemos que nuestra sangre siempre mantendrá el mismo pH ligeramente alcalino de 7.4 haciendo finas oscilaciones en torno a ese punto. Gracias a ese ritmo de balanceo en torno de dicho punto es posible la vida, hasta incluso es el ritmo del sueño y de la vigilia, puesto que por ejemplo cuando al anochecer nuestro cuerpo entra en más alcalosis que la fisiológica nos adormecemos, porque la neurona no soporta dicha alcalosis.

Los movimientos en torno a ese punto son muy pequeños y no llegan a la unidad, son entorno a decimales.de moverse un punto hacia abajo o hacia arriba el pH de la sangre estaríamos muertos, por eso nuestro cuerpo hará todo lo posible por mantener ese delicado balance de la sangre, sin importar que otros sistemas se vean comprometidos, nuestro cuerpo siempre sacrificará cualquier otra cosa con tal de mantener ese pequeño intervalo de pH en la sangre, por eso es importante conocer cuál es el pH ideal de nuestros fluidos internos.

El pH ideal de la orina es alrededor de 7.2, (lo mismo la saliva) .nunca debe de bajar de 6.8, en cuyo caso eso sería el reflejo de la dieta que estamos empleando o de una enfermedad latente y ser un indicador de que nuestros tejidos internos también tienen un pH demasiado acido, lo cual es una condición de acidosis latente en los tejidos.

El exceso de ácido es una condición que debilita todos los sistemas de nuestro cuerpo. El exceso de acidez fuerza al cuerpo a pedir minerales - incluyendo sodio, calcio, potasio y magnesio- de los órganos vitales para neutralizar el ácido y removerlo de manera segura del cuerpo.

Como resultado de esto, el cuerpo puede sufrir una severa y prolongada "corrosión" debido a una alta acidez - condición que puede estar no detectada por años. Afecta virtualmente a toda persona en nuestra sociedad, debido a la forma en cómo vivimos, la forma en que comemos, la forma en que pensamos y el ambiente en el que vivimos.

El resultado es un ambiente interno descompuesto en donde la enfermedad puede manifestarse fácilmente, a diferencia de lo que sería un ambiente con un pH balanceado, el cual permite las funciones normales necesarias para que el cuerpo pueda resistir las enfermedades.

Es verdad que si tenemos un cuerpo sano, podremos mantener las suficientes reservas alcalinas para abastecer cuando hay demandas de emergencia. Por lo tanto, cuando hay ácido en exceso que debe neutralizarse constantemente, nuestras reservas alcalinas se vacían, dejando al cuerpo en un estado débil, y expuesto a enfermarse.

De hecho de todos los factores que producen ácido, el estrés es el más grande. Podemos acidificar una dieta alcalina con una oleada de la hormona, adrenalina.

La acidez a largo plazo es como el óxido o el moho que corroe nuestro tejido, comiendo dentro de nuestros 96,000 kilómetros de venas y arterias. Si se dejan sin revisar, eventualmente interrumpirá todas las actividades celulares y funciones, desde el latir del corazón hasta la forma en que pensamos.

Es por eso que una simple lata de coca cola ("Destapa la felicidad"!!), con un pH de 2.5 activa señales de alarma en todo nuestro cuerpo y las reservas de alcalinos que debieran usarse en cualquier otro lugar, son sacrificadas.

La mayoría de nosotros tenemos ya una batalla en acción. En resumen, la sobre-acidificación interfiere con la vida misma, dando lugar en primer lugar a la pérdida de minerales y a prácticamente toda dolencia y enfermedad. Finalmente, nos hace envejecer y después nos mata.

Con la acidosis se inicia la descomposición y destrucción. Podemos entonces afirmar que la persona que mantiene un medio interno ácido, se está descomponiendo antes de morir, se está descomponiendo en vida.


¿LA GRASA NOS SALVA LA VIDA?


¿Porqué los occidentales están tan obesos? ¿Es sólo por la comida? por supuesto, la comida que comemos, su cantidad y calidad tiene un gran efecto en cuanto a la medida de nuestra cintura.

Todo es debido a que el cuerpo ha hecho un hábito de la solución extrema que trata de darle al problema de qué hacer con el exceso de desperdicio tóxico ácido. Esa es la razón por la que almacena grasa (sería muy largo ahora demostrarlo bioquímicamente).

Cuando nos enfrentamos con pocas opciones debido a un descuidado terreno interno ácido, entonces nos queda la opción de tirar el desecho tóxico en depósitos grasos tan lejos como sea posible de los órganos y el corazón, por ejemplo en el pecho, la entrepierna y la barriga.

El cuerpo tiene que protegerse de los excesos de azúcar que consumimos, por lo que produce células grasas para encapsular los ácidos y protegernos de ellos. La "grasa está salvándonos la vida".

La pérdida de peso y la recuperación de energía suceden más fácilmente cuando tomamos los primeros pasos hacia un "re-balance" alcalino.


LA SANGRE, SIEMPRE ALCALINA


La sangre siempre está ligeramente alcalina (o por lo menos así debería de estar). Como el único transporte de nutrientes hacia cada parte de nuestro cuerpo, la sangre no puede darse el lujo de estar ácida. Por lo tanto un pH entorno al 7,4 es el ambiente ideal en el cual los microorganismos se mantienen co-existiendo o en armonía simbiótica con el cuerpo.

Si permitimos a la sangre cambiar abruptamente su pH especialmente para el lado acido, los resultados se sentirán en cada parte de nuestro cuerpo. Las micro-formas a las que da lugar un ambiente ácido comienzan a multiplicarse y a mutar, tomando forma agresiva, de agentes patógenos y de parásitos.

Si cualquier sustancia cambia de un pH de 7 a uno de 8, se ha vuelto 10 veces más alcalina. Mientras que por el otro lado, si cambia de un pH neutral 7 a un pH de 6, se ha vuelto 10 veces más ácido. Como ejemplo, una coca-cola, con un pH de 2.5 es casi 50,000 veces más ácida que el agua neutra, y se necesitan 32 vasos de agua con pH de 7 para contrarrestar el consumo de un vaso de coca cola. (ingrediente activo: ácido fosfórico) ahora puedes entender que el cambio de un nivel de pH de 7.4 a uno de 7, significa que la sangre de pronto estaría 4 veces más ácida de lo que debería estar. En tal caso moriríamos del envenenamiento de nuestra propia sangre.

Es por esto que cada sistema de nuestro cuerpo es utilizado para mantener el pH correcto de la sangre. A partir de esto, también podemos entender que nuestra sangre puede ser afectada a cualquier hora en cualquier momento del día por un sin número de eventos, como lo es comida, bebidas, estrés, contaminación, ejercicio, o puede ser afectada benéficamente con meditación, por respirar profundamente, hasta por estar feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario