martes, 22 de diciembre de 2015

NUESTRA ARMA SECRETA PARA BAJAR DE PESO... DESCÚBRELA



El bicarbonato de sodio es lo mejor que puedes tener como aliado para cocinar, para limpiar y como sé que no lo sabías, te cuento que también: como un buen aliado para bajar de peso.

Ese polvito blanco es súper milagroso en muchas áreas de nuestra vida, es sólo que conozcas su propiedades y te animes a incorporarlo en tu día. Yo que soy una sobreviviente del cáncer te puedo decir que lo tomo a diario, porque por sus propiedades alcalinas ayudan a reducir el riesgo de contraerlo nuevamente. A estas alturas de mi vida ¡más vale prevenir que lamentar!

Es importante que sepas que el bicarbonato mejora la digestión porque te ayuda a nivelar el PH, de esta manera eliminas todas las impurezas, prácticamente desintoxicando tu cuerpo y por estas razones tu sistema digestivo trabajará mucho mejor.

Te decía que agregando una pizca a tus alimentos también te ayudará a reducir de peso, porque está comprobado científicamente que ayuda a eliminar las grasas y las toxinas que tu cuerpo acumula diariamente y también las que se han ido acumulando en tu organismo. Qué maravilla, ¿no?

El consejo de Salud da Bienestar es que por las mañanas y en ayunas, agregues una cucharadita de bicarbonato a un vaso con agua tibia y el jugo de un limón, esto repetido todos los días y en poco tiempo, verás resultados extraordinarios. Ver: Limonada de bicarbonato

Acelerarás el metabolismo de tal manera que desde el primer día estarás quemando grasas, pero resulta que también te ayudará a eliminar las líneas de expresión. Si eres constante en un tiempo prudente verás la diferencia.

Por obvias razones el bicarbonato también es un alivio para la acidez estomacal y eso lo he comprobado. En mi dieta el uso del chile es constante y a veces se me va la mano cuando preparo la salsa del día, claro que con tanto picante incendio mi panza. Pero, desde que incluí el bicarbonato en mi dieta diaria, ni siquiera los problemas estomacales provocados por el estrés me afligen.

Por supuesto que tienes que consultarlo con tu médico antes de intentarlo, si después de unas semanas te empiezas a sentir más ligera ¡ya sabes a quien darle las gracias o echarle la culpa!

No hay comentarios:

Publicar un comentario