viernes, 31 de julio de 2015

ALIMENTOS BAJOS EN CALORIAS



Alimentos con pocas kilocalorías


Los alimentos bajos en calorías son alimentos con pocas kilocalorías, lo que significa que son saludables y adecuados nutricionalmente hablando. Descubre los más sanos.
Para seguir una dieta equilibrada es fundamental que nuestra alimentación se base principalmente en el consumo de alimentos naturales, sanos y bajos en grasas, que nos aporten en definitiva la mayoría de los diferentes nutrientes esenciales que necesita cada día nuestro organismo.
Por tanto, debemos evitar alimentos altos en calorías, que aportan una cantidad considerable –e incluso malsana- a nuestra dieta, con los riesgos que supone para nuestra salud.
  • Frutas: la gran mayoría de las frutas destacan por ser alimentos bajos en calorías. Podemos tener en cuenta opciones tan saludables como las manzanas, peras, melón, sandía, albaricoque, melocotón, fresas, mandarinas y naranjas. Los aguacates y el coco son igualmente sanos, aunque poseen un mayor contenido calórico.
  • Verduras y hortalizas: como ocurre con las frutas, la mayoría de las hortalizas y verduras son igualmente bajos en calorías. Nos encontramos con el tomate, lechuga, pepino, hinojo, puerro, remolacha, zanahoria, brécol, coliflor.
Por ejemplo:
Espárragos (25 Kcal/100 grs.) Como todas las verduras, su alto contenido en agua le proporcionan un bajo contenido calórico. Además tiene propiedades desintoxicantes y diuréticas.


Lechuga (20 Kcal/100 grs.) Sus pocas Kcal hacen de la lechuga uno de los protagonistas de todas la dietas y menús para bajar Kilos. 



Setas y champiñones (33 Kcal/100 grs.) Continen antioxidantes y, según la variedad, podemos consumirlos de diferentes maneras (crudos, cocidos, en ensalada...). 



Zanahoria (38 Kcal/100 grs.) Ricas en antioxidantes y vitamina A, podemos utilizarlas para dar color a nuestra ensalada o en guarnición en nuestros platos.

Visita nuestra tienda online:  www.sdbplanet.com

HEMOGLOBINA GLICOSILADA ¿QUÉ ES?


Un gran porcentaje de los pacientes con diabetes, con tal de no recibir ninguna llamada de atención por parte de su médico se cuidan días previos a sus exámenes de laboratorio, provocando que sus niveles de glucosa sean menores a los que manejan día a día, desconociendo que existe una prueba que puede indicar cual ha sido el promedio de glucosa que han tenido en los últimos tres meses. Esta prueba es la hemoglobina glucosilada.

El examen de hemoglobina glucosilada (HbA1c) le sirve al médico para determinar como ha sido el control glucémico de una persona con diabetes en los últimos tres meses. Por esta razón se recomienda hacer esta prueba cada tres meses y una ventaja es que no se requiere estar en ayuno para hacerla.


HbA1c y las complicaciones

La hemoglobina es una proteína que tiene la función de transportar el oxígeno de los pulmones a los tejidos, se encuentra en los glóbulos rojos (células de la sangre), y se caracteriza por estar formada de hierro.

La glucosa se une a la hemoglobina para formar hemoglobina glucosilada o hemoglobina A1c, esta unión se mantiene hasta que el glóbulo rojo es desechado, lo cual ocurre en aproximadamente 120 días. Cuando los niveles de glucosa aumentan, también se incrementa la hemoglobina A1c.

Evaluar los niveles de hemoglobina glucosilada en sangre es fundamental para el buen control de la diabetes. Cuando las moléculas de glucosa viajan unidas a la hemoglobina, ésta se conoce como hemoglobina glucosilada (HbA1c).
Para precisar el porcentaje de hemoglobina glucosilada en sangre debes hacerte una prueba específica que te permitirá saber el grado de control glucémico a lo largo de los últimos tres meses. Este resultado no es una media simple de la glucemia durante este periodo sino ponderada, es decir, el resultado es la concentración media de glucosa en sangre del paciente en las últimas semanas
Normalmente, cada 1% de incremento de la hemoglobina glucosilada equivale a una elevación de la glucosa en sangre aproximada de 30 mg.

Determinación de la HbA1c
La prueba la realiza un profesional de la salud a partir de una muestra obtenida con un análisis de sangre, pero también pueden conocerse los niveles de HbA1c con una simple punción de sangre capilar.
Puesto que no existen factores externos que interfieran en los resultados de la hemoglobina glucosilada, puede ser analizada a cualquier hora, sin necesidad de estar en ayunas.
En función del tipo de diabetes y de tus características, deberás hacerte la prueba con distinta frecuencia.  Así, en personas que toman antidiabéticos orales, el análisis debe efectuarse como mínimo un par de veces al año. Por su parte, toda persona insulinodependiente debe de hacerse la prueba cuatro veces al año.
Finalmente, las embarazadas con diabetes se la harán una vez al mes. Con todo, será tu médico quien determine la frecuencia del test.

Interpretación de los resultados del test
El grado de control glucémico se puede conocer a partir de los índices que aparecen en la siguiente imagen:

Los siguientes son los resultados cuando el HbA1c se están usando para diagnosticar diabetes:

  • Normal: menos de 5.7 %
  • Prediabetes: 5.7 a 6.4%
  • Diabetes: 6.5% o superior







Los resultados anormales significan que los niveles de glucosa en la sangre no han estado bien regulados en un período de semanas a meses. Si la HbA1c está por encima de 7%, esto significa que la diabetes está mal controlada, y por lo consiguiente el afectado está en alto riesgo de presentar complicaciones diabéticas.

Recuerda tu meta de mantener la hemoglobina glucosilada menor a 6.5%: es para vivir una larga y saludable vida. Revisa si estás haciendo suficiente ejercicio, si tu alimentación está equilibrada, si estas tomando el medicamento o insulina de manera correcta.

Mantén buena comunicación con tu médico para ver lo que haga falta o modificar lo necesario en tu estilo de vida para alcanzar el control.



Visita nuestro tienda en línea: www.sdbplanet.com

Suplementos para diabetes: http://bit.ly/SuplementosDiabetes

lunes, 27 de julio de 2015

UN TEMIBLE ENEMIGO DE SU SALUD: GRASAS TRANS



Los ácidos grasos trans son un tipo de ácido graso insaturado que no se encuentran en la naturaleza, solo se puede obtener de forma artificial sometiendo a las grasas insaturadas a temperaturas muy elevadas e inyectando hidrógeno y en algunos casos niquel,  con el fin de solidificarlas o convertirlas en un  líquido más estable para ser finalmente utilizadas en diferentes alimentos industrializados.


Estos compuestos no tienen ningún valor nutritivo, pero la industria alimentaria las utiliza para extender el tiempo de caducidad de un producto dándoles una mayor estabilidad con lo cual mejoran su textura y suavidad, ya que los ácidos grasos poliinsaturados se degradan fácilmente.

¿En qué alimentos se encuentran?
Las grasas trans se encuentran en los alimentos elaborados industrialmente con grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas, dentro de los que se encuentran con mayor frecuencia:
  • Mantecas vegetales y margarinas
  • Comidas rápidas como hamburguesas, papas fritas, pollo frito, nuggets, etc.
  • Aperitivos y snacks salados o productos fritos.
  • Sopas y salsas preparadas.
  • Palomitas, las que están listas para ser preparadas en el microondas.
  • Congelados, especialmente las pizzas.
  • Productos pre-cocidos como empanadas, croquetas, canelones, etc.
  • Chocolatinas, helados y cremas no lácteas para el café.
  • Galletas, donas, barritas de cereales, pasteles congelados, etc.
  • Productos de repostería y de panadería.
  • Aceites de fritura doméstica e industrial.



Recomendaciones
Para reducir su consumo se recomienda fijarse en la información nutricional de cada alimento. Estas vienen  identificadas como grasas trans o como aceites vegetales hidrogenados o parcialmente hidrogenados. “Muchas personas al leer en el envase ‘aceite vegetal’ piensan que no perjudican sus niveles de colesterol, pero hay que tener en cuenta que si han sido hidrogenados,  se convierten en grasas trans”.
De igual forma,  es altamente recomendable el consumo de los ácidos grasos esenciales Omega-3 (ácido linolénico), que se encuentran en aceites de semillas como el aceite de linaza, semillas de chía, quinoa, sacha inchi y nueces.

Regulación del uso de las grasas trans
Es importante consultar las etiquetas si se consumen estos productos con frecuencia.
Respecto a la regulación en el uso de las grasas trans, existen varios estados de Estados Unidos donde se ha prohibido su utilización.  En Europa, solo unos pocos países   como Dinamarca, Austria, Suiza e Islandia han obligado a la industria a limitar la cantidad de ácidos grasos trans utilizada en los alimentos.
En  Sudamérica, Argentina tiene serias reglamentaciones al respecto, pero la mayoría de los países todavía depende de que los fabricantes de alimentos reduzcan voluntariamente el contenido de ácidos grasos trans de sus productos.
Tal es el caso de Colombia,  donde por la resolución 288 del 31 de enero de 2008, los fabricantes de productos alimenticios han comenzado a incluir esta información en la etiqueta de los alimentos.

¿Cómo actúan en el organismo?
Estas grasas dejan de ser insaturadas y se comportan en el organismo como si fuesen grasas saturadas; elevan el colesterol malo (LDL), disminuyen el de colesterol bueno (HDL), se acumulan en las paredes internas de las arterias provocando la formación de placas de ateroma, lo que conlleva un gran peligro cardiovascular”.





jueves, 23 de julio de 2015

15 TIPS PARA BAJAR DE PESO



Adelgazar es mucho más fácil de lo que parece, les comparto 15 tips que he probado para lograrlo:


1. APRENDER A COMER. En lugar de pensar en una dieta sin carbohidratos o de eliminar ciertos alimentos de tu dieta, aprende a comer, ¡Es mucho más fácil de lo que parece! Lo único que tienes que hacer, es incluir en cada comida fuerte (desayuno, comida y cena), cada grupo de alimentos (tomando en cuenta las porciones): cereal, verdura/fruta, leguminosas y mucha agua. 




3. Un día a la vez. Al principio te será difícil empezar con tu dieta pero debes concentrarte en no romperla un día a la vez, como lo hacen los alcohólicos en sus programas de rehabilitación. Cuando llegues a 21 días, esto será un hábito.


4. Come 5 veces al día y deja máximo 3 horas entre cada comida para acelerar tu metabolismo. ¿Por qué? Morir de hambre todo el día, lo único que va a lograr, es que cuando vuelvas a comer, tu cuerpo almacene todo por miedo a no saber cuando volverá a recibir algo de comida.



5. Evita la fruta en exceso. Las frutas contienen azúcares y carbohidratos, así que evita comerlas en exceso y de noche (especialmente el plátano), es mejor cenar verduras.


6. Evita la comida grasosa. Trata de evitar los productos con altos índices de grasa. Por ejemplo, si te comes una ensalada y le agregas aderezo césar, habrás arruinado todo tu esfuerzo.







7.  Engañar al hambre. Si, de pronto, se siente hambre, en lugar de comer una galleta azucarada o un helado, se puede consumir una zanahoria, pepinos, una manzana o una taza de lechosa –papaya- picada lo cual ayuda a mantener el nuevo peso.



8. AGUA, AGUA, AGUA. ¿Por qué? Ayuda a suprimir el apetito de manera natural y ayuda a metabolizar las grasas. Acostúmbrate a llenar una botella de un litro y tomarla forzándote un poco hasta que se termine y así sucesivamente. En promedio debemos de tomar 2 litros al día, aunque depende de tu estructura corporal y el clima (si hay mucho calor, puedes tomar un poco más). *TIP: Si tomas 2 vasos de agua antes de comer, notarás cómo se reduce tu apetito.



Aunque digan “cero” calorías, estos productos detienen tu metabolismo de una forma impresionante. http://bit.ly/EfectosdelRefresco

10. Haz EJERCICIO. Por lo menos media hora diaria, tratar de adelgazar sin hacer ejercicio es mucho más complicado. El dinero y el tiempo no es pretexto.


11.  Pensar en las caloríasEs necesario tomar en cuenta que no todos los alimentos contienen el mismo número de calorías. En este sentido, las proteínas almacenan poco, los carbohidratos regular, las grasas y azúcares casi totalmente. Por ello, las proteínas como acelga, las espinacas, las lentejas son excelentes para adelgazar.

12. No te des por vencido (a):  Si rompiste la dieta en una comida, no te mortifiques demasiado, ni tires toalla. Sigue haciéndola pero trata de estar consciente de ser más fuerte en la próxima tentación que se presente para no romperla.

13. ResultadosElige un día a la semana para pesarte y ver cuánto haz bajado, personalmente prefiero los lunes pero puedes elegir el día que quieras. Anota tus resultados en alguna libreta, esto ayudará a que te sientas motivado. Se paciente y lograrás grandes resultados.


No te guíes únicamente por el peso, es importante notar cómo te va quedando más grande la ropa y cómo te ves en el espejo. Muchas veces, al hacer ejercicio, tendemos a generar más músculo en nuestro cuerpo y debes considerar que el músculo pesa más que la grasa, aunque es mucho más compacto. 







15. No comer excesivamente en la cena. Según estudios realizados, la comida que más engorda en la que se consume en la cena. Por ello, se recomienda cenar de forma ligera.


Es importante perseverar en la idea de adelgazar, pero si se cae en la tentación, no se debe abandonar todo el esfuerzo por un tropiezo. Se debe seguir adelante y perseverar en la meta. Además, privarse de todos los caprichos puede generar gran ansiedad. Si se ha comido un pedazo de pastel, se puede compensar haciendo ejercicio para eliminar las calorías de más.


Visita nuestra tienda en línea: www.sdbplanet.com 













miércoles, 22 de julio de 2015

LA MANERA CORRECTA DE COMER FRUTAS


La fruta es el alimento perfecto, requiere una mínima cantidad de energía para ser digerida y le da lo máximo a su cuerpo de retorno. Es el único alimento que hace trabajar a su cerebro.

La fruta, es principalmente fructuosa (que puede ser transformada con facilidad en glucosa). En la mayoría de las veces es 90-95% agua. Eso significa que ella esta limpiando y alimentando al mismo tiempo.

El único problema con las frutas, es que la mayoría de las personas no saben como comerlas de tal forma que permitan a su cuerpo, asimile efectivamente los nutrientes que éstas proporcionan.
Todos pensamos que comer frutas tan solo significa comprar las frutas, cortarlas y meterlas a nuestras bocas. No es tan fácil como ustedes piensan. Es importante saber cómo y cuándo comerlas.

¿Cuál es la manera correcta de comer las frutas?

SIGNIFICA NO COMER LAS FRUTAS DESPUÉS DE SUS COMIDAS...

LAS FRUTAS SE DEBEN COMER CON EL ESTÓMAGO VACÍO.



La razón es que las frutas en principio no son digeridas en el estómago, son digeridas en el intestino delgado.


Las frutas pasan rápidamente por el estómago (con excepción de los plátanos, dátiles y frutas secas) , de ahí pasan al intestino donde liberan sus azúcares. Más si hubiere carne, papas o almidones en el estómago, las frutas quedan presas y ellas comienzan a fermentar.

En el momento mismo en que la fruta entra en contacto con la comida que hay en el estómago y con los jugos digestivos, toda la masa de alimentos comienza a echarse a perder.


Cualquier proteína que haya en el estómago se pudre, cualquier carbohidrato fermenta. El contenido del estómago se acidifica, y corremos en busca de alguna medicina, porque nos sentimos mal.


Si comes una fruta de postre luego de una cena, y pasas el resto de la noche con pesadez en el estómago y un desagradable sabor en la boca, es porque no la comiste de la manera adecuada. Las frutas se deben comer siempre con el estómago vacío.

LA FRUTA ES EL ALIMENTO MÁS IMPORTANTE.

Digamos que ustedes comen dos rebanadas de pan y una de fruta. La rebanada de fruta está lista para pasar directamente a través del estómago y los intestinos, pero es debido al pan que no puede hacerlo. Al mismo tiempo la comida entera se descompone, se fermenta y se convierte en ácido. En el minuto que la fruta entra en contacto con el alimento y los jugos digestivos en el estómago, la masa entera de los alimentos se comienza a estropear…. ¡Así que por favor coman sus frutas con el estómago vacío o 30 minutos antes de sus comidas!

Han oído ustedes a mucha gente quejarse de que cada vez que comen sandía eructan; o que cuando comen el durazno el estómago se hincha; o que cuando comen un plátano sienten urgencia de correr al baño, etc. Realmente, todo eso no se presentaría si usted come la fruta con el estómago vacío.

¡La fruta se mezcla con el producto de los alimentos que se están transformando y produce gas y por lo tanto, ustedes se sentirán hinchados!



Cabello canoso, perdida del cabello, ataques nerviosos y círculos oscuros debajo de los ojos… todos estos NO sucederán si ustedes comen frutas con estómagos vacios.

Ahora, uno no debe de pensar que algunas frutas (naranja, limón, etc.) son ácidas, porque todas las frutas llegan a ser alcalinas en nuestros cuerpos. Si ustedes llegan a dominar la manera correcta de comer las frutas entonces ya consiguieron el secreto de la belleza, de la longevidad, de la salud, de la energía, del control de peso, y consecuentemente de la felicidad. Cuando ustedes necesiten beber el jugo de las frutas, beban solamente el jugo fresco de las frutas, NO jugos enlatados o embotellados. Nunca beban ningún jugo que haya sido calentado.
No coman frutas cocinadas porque ustedes no se beneficiarán de sus nutrientes. Tan solo sentirán su sabor. El cocinar las frutas destruye todas sus vitaminas.
Comer una fruta entera es mejor que el beber su jugo. Si ustedes sintiesen que deberían de beber el jugo, bébanlo poco a poco lentamente, porque ustedes deben dejar que se mezcle con su saliva antes de pasarlo.
Ustedes pueden limpiar rápidamente sus cuerpos con 3 días de ingerir tan solo frutas. ¡Tan solo coman frutas y beban su jugo por 3 días y ustedes se sorprenderán cuando sus amigos les digan cuan radiantes se ven!
KIWI: Minúsculo pero poderoso. Esta es una buena fuente de potasio, de magnesio, de vitamina E y de fibra. Su contenido de vitamina C es dos veces mayor que el de una naranja.
MANZANA: Una manzana al día puede mantener al doctor ausente. Aunque una manzana tiene un contenido bajo de la vitamina C, contiene los antioxidantes que aumentan la actividad de la vitamina C de modo tal que ayuda a bajar los riesgos de cáncer del colon, ataque del corazón y de un paro cardíaco.
FRESA: Fruta protectora. Las fresas tienen la energía antioxidante total más alta entre las frutas importantes y protegen al cuerpo de obstrucciones de los vasos sanguíneos que son la mayor causa por la que se contrae el cáncer.
NARANJA: La medicina más dulce. Consumir de 2 a 4 naranjas por día puede ayudar a mantenernos lejos de los resfríos, baja el nivel de colesterol, previene y disuelve las piedras que puedan haberse formado en los riñones así como la disminución al riesgo de cáncer del colon.
SANDIA: El extintor más fresco de la sed. Compuesto de un 92% de agua también posee una tremenda dosis de glutatión que ayuda a incrementar nuestro sistema inmune. Es también la fuente principal del licopeno que es el oxidante que lucha contra el cáncer. Otros nutrientes hallados en la sandía son las vitaminas C y el potasio.

GUAYABA Y PAPAYA: Los mejores portadores de vitamina C. Estas son las ganadoras indiscutibles entre todas las frutas por sus altos contenidos de la vitamina C. La guayaba es también muy rica en fibra lo que ayuda a prevenir el estreñimiento. La papaya es muy rica en caroteno lo que es excelente para nuestros ojos.



HIPERTENSIÓN ARTERIAL


La hipertensión arterial es una enfermedad con una alta prevalencia alrededor del mundo y nuestro país no escapa a esta realidad, ya que aproximadamente el 30% de la población mexicana padece hipertensión arterial (alrededor de 15 millones de mexicanos son hipertensos). En el 90% de los casos de hipertensión arterial la causa es desconocida y a esta forma se le ha denominado “hipertensión arterial esencial”.



La hipertensión arterial esencial tiene un patrón hereditario que aún cuando el mecanismo exacto no se encuentra aún del todo dilucidado, si permite reconocer con mucha frecuencia el antecedente de hipertensión arterial es uno o varios miembros de la familia.

Aquélla hipertensión arterial que tiene una causa demostrable, se le ha denominado hipertensión arterial secundaria.


Hipertension: ¿qué es?

Es la elevación de los niveles de presión arterial de forma continua o sostenida. Para entenderlo mejor es importante definir la presión arterial. El corazón ejerce presión sobre las arterias para que éstas conduzcan la sangre hacia los diferentes órganos del cuerpo humano. Esta acción es lo que se conoce como presión arterial. La presión máxima se obtiene en cada contracción del corazón y la mínima, con cada relajación.


Hipertensión: ¿por qué es un factor de riesgo?

La hipertensión supone una mayor resistencia para el corazón, que responde aumentando su masa muscular (hipertrofia ventricular izquierda) para hacer frente a ese sobre esfuerzo. Este incremento de la masa muscular acaba siendo perjudicial porque no viene acompañado de un aumento equivalente del riego sanguíneo y puede producir insuficiencia coronaria y angina de pecho. Además, el músculo cardíaco se vuelve más irritable y se producen más arritmias.

En aquellos pacientes que ya han tenido un problema cardiovascular, la hipertensión puede intensificar el daño.

Propicia la aterosclerosis (acúmulos de colesterol en las arterias) y fenómenos de trombosis (pueden producir infarto de miocardio o infarto cerebral). En el peor de los casos, la hipertensión arterial puede reblandecer las paredes de la aorta y provocar su dilatación (aneurisma) o rotura (lo que inevitablemente causa la muerte).


¿Cómo afecta la presión arterial al cerebro?

Cuando las arterias se vuelven rígidas y estrechas, el riego sanguíneo resulta insuficiente y provoca la aparición de infartos cerebrales (ictus o accidente vascular cerebral isquémico).

La elevación de la presión arterial también puede causar la rotura de una arteria y ocasionar una hemorragia cerebral (ictus o accidente vascular cerebral hemorrágico).


¿Cómo afecta la presión arterial a los riñones?

La hipertensión causa rigidez en las arterias que suministran la sangre a los
riñones. Pero también perjudica al propio riñón, lo que puede desembocar en una insuficiencia renal que incluso requiera diálisis. Por otro lado, si el riñón resulta dañado se puede producir un aumento de la presión arterial.



¿Cómo afecta la presión arterial a otros órganos?
Si afecta a las arterias de las piernas causa dolor al caminar.
Si daña las arterias de la retina provoca alteraciones en la visión.
En los hombres puede ser causa de impotencia.




Hipertensión: diagnóstico





El diagnóstico se basa en un sencillo procedimiento de medición, aunque en algunos casos son necesarias otras pruebas como el holter de presión arterial. Es imprescindible completar el estudio con un análisis de laboratorio (de sangre y orina) y un electrocardiograma. Para facilitar un diagnóstico es muy importante tener presente estas recomendaciones:

  • La hipertensión arterial no produce síntomas y puede pasar inadvertida.
  • Es más frecuente a partir de los 40 años, aunque puede aparecer a cualquier edad.
  • Hay predisposición familiar, aunque se da también en personas sin antecedentes.


¿Cómo se mide?

La presión arterial se mide mediante unos aparatos llamados esfingomanómetros, popularmente conocidos como tensiómetros, que deben someterse a las validaciones y homologaciones reglamentarias.

Como la presión arterial cambia a lo largo del día y de la noche:


  • haz la medición siempre a la misma hora.
  • Busca una habitación tranquila, sin ruidos ni interrupciones, con una temperatura de 20-25º C.
  • Debes estar relajado. No beber, comer, fumar ni hacer ejercicio físico la media hora anterior.
  • Reposa 5 minutos antes de la toma.
  • Siéntate cómodamente con la espalda apoyada en el respaldo de la silla, no cruces las piernas y quítate la ropa que pueda oprimirte el brazo.
  • Si el tensiómetro es de brazo, coloca el manguito dos o tres centímetros por encima del codo. Deja la palma de la mano boca arriba y el codo lígeramente flexionado a la altura del corazón.
  • Si el tensiómetro es de muñeca, pon la muñequera a la altura del corazón.
  • No hables durante la medición.
  • Realiza dos mediciones separadas al menos dos minutos y quédate con el resultado de la media de ambas.
  • Apunta los valores obtenidos para informar a tu médico.


¿Cuáles son los niveles normales de presión arterial?

Presión arterial normal. Los niveles de máximos de presión arterial sistólica (máxima) están entre 120-129 mmHg, y las de diastólica (mínima) entre 80 y 84 mmHg. Cifras más bajas también pueden considerarse normales, siempre que no provoquen ningún síntoma.


Presión arterial normal-alta. Las cifras de presión arterial sistólica (máxima) están entre 130-139 mmHg, y las de diastólica (mínima) entre 80-89 mmHg. En personas diabéticas, los niveles superiores a 140/85 mmHg también se consideran altos.

¿Existe la presión arterial compensada?

Se puede hablar de presión arterial alta, normal o baja, pero nunca de compensada o descompensada. A nivel práctico, estas tres posibilidades resultan negativas:

  • Tener elevada la presión máxima (sistólica) o la mínima (diastólica).
  • Tener elevadas tanto la mínima como la máxima.
  • Tener una alta y la otra baja también es malo.


Hipertensión: tratamiento y prevención

El mejor tratamiento de la hipertensión es una buena prevención que evite su aparición. Para ello es fundamental seguir un estilo de vida cardiosaludable:



  • No fumes. El tabaco aumenta la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Además, las personas hipertensas fumadoras multiplican el efecto perjudicial del tabaco. Dejar de fumar tiene unos efectos positivos superiores a cualquier medicación para la hipertensión.

  • Cuidado con el alcohol. El consumo moderado de alcohol (un vaso de vino al día en las comidas) puede ser beneficioso, pero si es excesivo provoca el incremento de la presión arterial y otras alteraciones perjudiciales el corazón y otros órganos.

  • Controla tu peso. El sobrepeso es una causa de hipertensión. Rebajarlo reduce la presión arterial y disminuye el riesgo cardiovascular y de diabetes.

  • Ejercítate. La realización de ejercicio físico regular consigue bajar las cifras de presión arterial. Además, aumenta la masa muscular y la capacidad de esfuerzo, ayuda a controlar el peso y logra disminuir el riesgo cardiovascular.

  • Practica una dieta cardiosaludable. Los hipertensos deben disminuir el consumo de sal y alimentos que la contengan. También es necesario consumir frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pan y otros cereales. Por último, usar aceite de oliva como grasa principal y eliminar el consumo de carnes. 



  • Tratamiento farmacológico. Si eres hipertenso no puedes conformarte con las recomendaciones anteriores, ya que es posible que debas seguir un tratamiento farmacológico. Los resultados no siempre reflejan una reducción inmediata de la presión arterial, así que es necesario esperar un poco antes de plantearle al médico un cambio de medicación. 


Los fármacos antihipertensivos están agrupados en varios tipos:

  • Diuréticos.
  • Inhibidores del sistema renina angiotensina (IECA).
  • Antagonistas de los receptores de angiotensina (ARA-II)
  • Calcioantagonistas.
  • Betabloqueantes.
  • Asociación de fármacos.

Los pacientes que siguen un tratamiento antihipertensivo deben tener en cuenta estos consejos:

  • Aunque la presión arterial se haya normalizado no hay que dejar de tomar la medicación nunca.
  • Cumplir estrictamente el tratamiento e intentar mantener siempre el horario de ingesta de las pastillas.
  • Consulta al doctor si el tratamiento no obtiene resultados, ya que a veces es necesario asociar varios fármacos para controlar la presión arterial. Revisa también la dieta por si algún alimento (por ejemplo, la sal) está impidiendo el efecto antihipertensivo de la medicación.
  • El tratamiento debe compatibilizarse siempre con el estilo de vida cardiosaludable.
  • Vigila el resto de los factores de riesgo, ya que si no, tus buenas cifras de presión arterial no servirán de mucho. 

Hipertensión en niños

En los últimos años se ha producido un incremento de la obesidad infantil y un aumento alarmante del numero de niños hipertensos. De allí que se extreme el cuidado de los hijos para evitar su aparición. Dieta equilibrada, ejercicio y contro de la presión arterial son vitales.

Para realizar una medición correcta de la presión arterial en la edad pediátrica, es necesario utilizar manguitos de un tamaño adecuado al brazo del niño. Por ese motivo existen modelos apropiados para medirla a cualquier edad.


Hipertensión en mujeres

Las mujeres habitualmente presentan valores de presión arterial sistólica inferiores a los de los hombres. Sin embargo, la presión arterial sistólica aumenta con la edad de una forma mas pronunciada en la mujer: por encima de 60 años las mujeres presentan cifras de presión arterial superiores, incrementando la frecuencia de hipertensión es estas edades.

Además los anticonceptivos orales producen una elevación leve de la presión arterial en la mayor parte de las mujeres y pueden ser causa de hipertensión en una proporción pequeña. Lo mismo sucede con el tratamiento hormonal sustitutivo.


Hipertensión y embarazo

Los trastornos hipertensivos del embarazo
continúan siendo una causa importante de problemas durante la gestación que ocasionan enfermedades en el feto y durante el periodo neonatal. Normalmente, la presión arterial disminuye en el segundo trimestre y en el tercer trimestre, las cifras suelen volver a los valores previos al embarazo. Estas modificaciones pueden aumentar en algunos caso y ser causas de complicaciones, por lo que resulta de extraordinaria importancia el control de las cifras de presión arterial durante esta etapa.



Hipertensión en ancianos

Como la presión arterial sistólica se eleva con la edad, se ha considerado durante mucho tiempo que es normal que en edades avanzadas se tenga la presión elevada.
Actualmente se conoce que las cifras de presión arterial se recomienda que deben de mantenerse dentro de rangos normales a todas las edades para disminuir el riesgo de complicaciones cardiovasculares, sin embargo en pacientes más ancianos podemos tener una presión hasta 150 mmHg, valorándose individualmente.