miércoles, 22 de abril de 2015

¿DIETAS RAPIDAS? MEJOR PIENSALO DOS VECES... UN PELIGRO PARA TU CORAZON




Una #dieta rápida destruye tus músculos, al dejarla sufrirás de rebote, tendrás más peso y te será más difícil volver a bajar.

Perder más de 4 kilos por mes, daña el corazón

Muchas son las personas que buscan perder más de 4 kilos por mes a través de una dieta rápida. Esto puede ser muy peligroso para el organismo en general, pero uno de los órganos más afectados es el corazón. Este tipo de dietas pueden elevar ciertos factores de riesgo que, dañan el corazón y ponen el peligro la calidad de vida.
Las dietas rápidas que, prometen perder más de 4 kilos por mes, son muchas y muy variadas, y tienen como característica comúnrestringir algún nutriente. En general, el nutriente que más se limita son los hidratos de carbono. Si bien esto puede parecerbeneficioso, no lo es tanto ya que trae como consecuencia una serie decompensaciones fisiológicas que, pueden poner en riesgo el corazón.

¿Cómo las dietas rápidas pueden dañar el corazón?
  • En general las dietas rápidas son ricas en proteínas, esto genera una reducción del tejido graso, para obtener grasas como combustible. Hasta aquí el efecto aparece beneficioso, pero si la dieta es mantenida en el tiempo o es muy restrictiva puede producirse cetosis (producción de cetonas a partir de la destrucción de grasas y proteínas, para obtener energía). Estas cetonas son utilizadas por el corazón como combustible, lo cual puede ocasionar taquicardia y en algunas personas con problemas cardiovasculares previos, infarto de miocardio.
  • Por otro lado, si pones en práctica una dieta rápida y no bebes diariamente 2 litros de agua por día, tienes más riesgo de padecer deshidratación y aumento de la presión arterial, lo cual daña aún más el corazón.
  • Asimismo, hay dietas restrictivas que son ricas en grasas, por lo tanto, no sólo aumenta la cetosis, sino que puede aumentar el colesterol en sangre, con las complicaciones vasculares que esto implica.
Por todas estas razones, organismos internacionales como la Fundación Española del Corazón, mostraron preocupación por la cantidad de personas que realizan este tipo de dietas, y por las consecuencias dañinas que tiene perder más de 4 kilos al mes sobre el corazón.
Para reflexionar: ¿Perder peso en forma lenta, pero saludable o Adelgazar rápido, dañando la salud? A veces por el afán de verse bien muchos se olvidan de lo más preciado que tienen, la salud.

5 motivos por los que no debes hacer una dieta rápida

No promueven hábitos sanos y te arriesgas a volver a engordar


No han sido estudiadas médicamente 
Para la inmensa mayoría de estas dietas no se ha estudiado ni su efectividad en  lo referente a la pérdida de peso o la mejoría del riesgo cardiometabólico, ni su seguridad.
Debe conocerse, no obstante, que aunque no hayan sido estudiadas, es fácil que estas dietas no cubran los requerimientos mínimos de energía y nutrientes esenciales como vitaminas, minerales, aminoácidos esenciales u oligoelementos que permitan una pérdida de peso saludable, sin riesgo para la salud.

Eliminan nutrientes esenciales para tu salud 
Las dietas hiperproteicas (como la dieta Dukan) pueden asociarse con una pérdida de masa ósea y, por tanto, favorecer la osteoporosis. 
Además, la pérdida rápida de peso y el exceso de proteínas puede asociarse con un mayor riesgo de elevaciones del ácido úrico y de crisis de gota.
Las dietas desequilibradas (como por ejemplo, las que se limitan a la ingesta de un solo tipo de alimentos) pueden ocasionar fatiga, cefalea y alteraciones del estado anímico. Dependiendo de su composición podrían incrementar el riesgo de enfermedad cardiovascular o cáncer. 
El déficit de hierro, folato, vitamina B12, yodo, vitamina D o calcio es frecuente en la población general y puede verse agravado por el seguimiento de una dieta desequilibrada. El déficit de vitamina B12 puede ocasionar anemia y alteraciones neurológicas. La deficiencia de vitamina D y/o calcio puede provocar alteraciones en la formación ósea. Por otro lado,  el déficit de hierro aumenta el riesgo de anemia, caída de cabello o fragilidad de las uñas. (Si se va a seguir una dieta vegetariana, avalada por estudios científicos, hay que planificarla. 
Esta repercusión se produce en las personas sanas que se someten a dieta desequilibradas. Aquellos individuos que padecen alguna enfermedad de base como diabetes, enfermedad renal o hepática, puede acusar más las consecuencias negativas para la salud.

Volverás a engordar rápidamente 
La dieta desequilibrada se sigue durante poco tiempo, ya que, de mantenerse puede acarrear complicaciones graves. Tras su suspensión no suele existir un patrón de alimentación equilibrado, con lo que se vuelve al punto de partida de malos hábitos alimentarios y a ganar peso de nuevo.
La falta de actividad física es otro de los aspectos que pueden producir el efecto rebote. Supeditar el éxito de un tratamiento para la obesidad única y exclusivamente a la dieta es un error. La actividad física es fundamental en el mantenimiento del peso.
Las dietas excesivamente hipocalóricas (muy bajas en energía) se asocian con una pérdida de masa muscular, glucógeno y disminución del gasto energético en reposo.Todos ellos son elementos que pueden condicionar una disminución del gasto energético total que se puede traducir después en una vuelta a la ganancia de peso.

No promueven hábitos saludables 
Una dieta sin gluten puede ser equilibrada, aunque debe ser prescrita y supervisada médicamente, ya que cualquier eliminación de grandes grupos de alimentos de nuestra dieta puede conllevar malnutrición.
La dieta Dukan o la dieta Atkins no han sido estudiadas científicamente. Se realizan habitualmente sin prescripción ni seguimiento médico y tampoco forman parte de un tratamiento integral y personalizado de la obesidad (estudio de las complicaciones asociadas: diabetes, hipertensión, apnea del sueño, artrosis, etc.). Sus efectos secundarios son fatiga, hiperuricemia, gota, alteraciones del perfil lipídico, etc.
Pero, sobre todo, lo preocupante es el impacto tan negativo que tienen sobre la educación nutricional de nuestra sociedad. En este sentido, la mejora educativa de un país, obtenida tras años de esfuerzo con campañas gubernamentales, trabajo cotidiano de los profesionales sanitarios, etc., puede verse mermada, fácilmente y en poco tiempo, por un marketing agresivo que promueva una dieta desequilibrada.

Pueden producir daños a largo plazo 
Hay que tener cuidado con los efectos sobre la salud ósea, riesgo de cáncer o riesgo cardiovascular. Sin embargo, la persona que está realizando este tipo de dieta no percibe estos problemas en forma de síntomas hasta años después que se observa un patrón de alimentación inadecuado. Por ello, no debemos esperar a tener algún síntoma para dejar una dieta cuyas repercusiones sobre la salud no han sido estudiadas convenientemente.









No hay comentarios:

Publicar un comentario