jueves, 11 de julio de 2019

VAMOS A HABLAR DEL HÍGADO GRASO



¿Qué es el hígado graso?

Como su nombre lo dice, el hígado graso es la acumulación de grasa en el hígado, y hay dos tipos principales:

  • Higado graso alcohólico (Esteatosis hepática alcohólica).
  • Higado graso no alcohólico.
Aquí vamos a detallar exclusivamente al hígado graso no alcohólico. Les hago una pregunta: ¿Es posible que el hígado se pueda dañar y padezcas cirrosis sin haber tomado nunca alcohol? 

La respuesta es SI.  Hay un tipo de enfermedad en el hígado que no se relaciona con el alcohol y se llama: Hígado graso no alcohólico y este tiene dos etapas también:

  • Hígado graso simple (NAFLD): Hay grasa en el hígado, pero poca o ninguna inflamación o daño en las células del hígado.

  • Esteatosis hepática no alcohólica (NASH): Existe inflamación y daños en las células del hígado, y grasa. La inflamación y el daño de las células del hígado pueden causar fibrosis o cicatrización del hígado. La esteatosis puede causar cirrosis o cáncer de hígado. 
El hígado graso simple (NAFLD) es una enfermedad silenciosa y suele no causar síntomas y si hay síntomas, estos suelen ser fatiga o molestias en la parte superior derecha del abdomen.

Es muy importante distinguir entre el hígado graso simple y la NASH, ya que la esteatosis nos lleva a la fibrosis, cirrosis y finalmente cáncer de hígado.

Con esta introducción ya podemos hablar de las causas del NAFLD y NASH...


CAUSAS DEL HÍGADO GRASO

Aún veo con asombro como en muchos lugares médicos al mencionar la causa del hígado graso no alcohólico se dice:  "causa desconocida".  Como si te hubiera tocado la lotería... ahh, que mala suerte, me tocó a mi.

Nada está mas alejado de la realidad. Podemos mencionar tres causas principales del hígado graso no alcohólico:

  1. Grasas saturadas.
  2. Azúcar refinado, sobre todo el jarabe de maíz de alta fructosa.
  3. Alimentos procesados. 
Otros factores de estilo de vida como el ejercicio, el peso, el tabaquismo, también desempeñan un papel muy importante en sus posibilidades de desarrollar alguna enfermedad hepática. 

En este punto, lo más importante que debe usted eliminar de su alimentación son las grasas saturadas de origen animal, la fructosa procesada y los azúcares añadidos  en los alimentos procesados. Si no lleva a cabo esta recomendación, su condición continuará avanzando hacia la fibrosis y finalmente hacia la cirrosis.

La clave para curar el hígado graso puede estar flora intestinal o microbiota. se ha descubierto que la presencia de ácido fenilacético, producido por bacterias en el intestino, favorece la acumulación de grasa en el hígado. 

Es por esto que nuestro modo de comer es FUNDAMENTAL en el hígado graso.


GRASAS SATURADAS
Las personas que consumen mayores niveles de grasas saturadas son más propensas a sentir los efectos de muchas enfermedades, incluyendo el hígado graso no alcohólico. 

La ingesta de grasas saturadas de origen animal aumentan rápidamente el almacenamiento de lípidos hepáticos, el metabolismo energético y la resistencia a la insulina. Todo esto va acompañado de una regulación en la expresión genética del hígado y de una señalización que contribuye al desarrollo de esteatosis hepática no alcohólica.

Una sola comida alta en grasa saturada tiene el potencial de dañar su hígado por lo que me resulta sorprendente que existan médicos y personal de salud recomendando realizar dietas cetogénicas con base en grasas animales. 

Si cambia su dieta a una alimentación saludable como una dieta basada en plantas que contengan grasas saludables, como la del aceite de oliva, la grasa de su hígado se reducirá en unos pocos días. 


AZÚCAR REFINADO Y JARABE DE MAÍZ DE ALTA FRUCTOSA
El jarabe de maíz de alta fructosa solo puede metabolizado por su hígado y si lo consume en grandes cantidades va a terminar dañando este órgano de la misma manera que lo hace el alcohol.

La fructosa es una "toxina hepática crónica e intrínseca" que nos lleva a la formación de radicales libre de superóxido que ocasionan inflamación hepática similar a la del acetaldehído (un metabolito intermediario del alcohol).


TRATAMIENTO DEL HÍGADO GRASO

Las estrategias para regular su función hepática incluyen aumentar la actividad física diaria y un cambio drástico en su forma de comer, orientado hacia una alimentación a base de plantas, esto quiere decir menos alimentos procesados y más alimentos naturales, lo que nos permite optimizar su microbiota intestinal.

También es muy importante alejarse de los medicamentos, muchos de los cuales se metabolizan a través del hígado, como los anticonceptivos, esteroides, analgésicos, estatinas, bloqueadores de ácidos y antifúngicos.

Resulta obvio mencionar que se debe evitar por completo alcohol y el tabaco. 

En Restaurart hemos diseñado un programa de reversión de hígado graso que consiste principalmente en un plan de desintoxicación integral, adopción de un estilo de vida a base de plantas, terapia celular regenerativa y terapia bacteriológica para optimizar de forma definitiva su microbiota intestinal.

Citas 01 (81) 8850-7840 y 41
www.restaurart.mx









lunes, 1 de julio de 2019

LO QUE COMEMOS NOS ENFERMA



El estilo de vida occidental tiene efectos duraderos en la metaflamación.

El consumo crónico de una dieta occidental junto con el comportamiento sedentario causa una inflamación metabólica crónica (denominada metaflamación) y es "memorizado" por las células inmunes innatas a través de la reprogramación celular metabólica y epigenética de larga duración.

Además, las enfermedades relacionadas con los cambios en el estilo de vida, como la diabetes tipo 2, la obesidad y la enfermedad hepática crónica, están creciendo a proporciones epidémicas. Un factor de riesgo clave para estas enfermedades es una dieta occidental, típicamente descrita como rica en calorías y rica en azúcares, grasas trans y saturadas, sal y aditivos alimentarios, pero baja en carbohidratos complejos, fibra, vitaminas y minerales. 

Curiosamente, la inflamación crónica de bajo grado está asociada con el proceso de envejecimiento, así como con diversas enfermedades metabólicas e inflamatorias crónicas asociadas con un estilo de vida occidental. Aunque está bien establecido que la exposición a una dieta occidental es un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades inflamatorias crónicas, no estaba claro si también podría contribuir y mantener una reacción inflamatoria. Los estudios que analizan si existe una relación causal demostraron por primera vez que el consumo de una dieta occidental lleva a cambios tanto cuantitativos como cualitativos en las comunidades de bacterias comensales intestinales (disbiosis) y los metabolitos que producen.

Como la función de las células inmunitarias está continuamente formada por los metabolitos microbianos y otros componentes dentro de sus microambientes, cualquier cambio en estas moléculas puede alterar la capacidad de respuesta de las células inmunitarias. En segundo lugar, el consumo de la dieta occidental altera la integridad de la barrera intestinal, lo que, junto con la disbiosis, promueve la entrada de productos microbianos nocivos en la circulación de la vena porta y la inducción de inflamación sistémica. Además, este "intestino permeable" perturba la señalización de las células inmunes locales, causa una afluencia de células mieloides inflamatorias, promueve un cambio de los macrófagos residentes en el intestino de un estado tolerógeno a un estado inflamatorio y da como resultado una pérdida de células T reguladoras beneficiosas. 

La tercera línea de investigación tiene en cuenta que la inflamación no es necesariamente un fenómeno transitorio, pero puede tener efectos duraderos a través de la inducción de un proceso conocido como inmunidad entrenada. Los hallazgos recientes resaltan que el sistema inmunitario innato tiene características que normalmente están asociadas con el sistema inmunitario adaptativo, es decir, la capacidad de establecer una memoria inmunológica de larga duración. Se ha demostrado que las células inmunes innatas, como las células mieloides, "memorizan" los encuentros inflamatorios con patógenos y responden de una manera adaptada, típicamente sensibilizada, en la reinfección. Esto está mediado por una reprogramación celular metabólica y epigenética de larga duración de las células inmunes innatas y sus precursores y, por lo tanto, puede proporcionar una protección no específica contra patógenos. Aunque la inmunidad entrenada tiene beneficios claros para combatir los patógenos, puede ser perjudicial en situaciones en las que se desencadena por procesos estériles no infecciosos.

Es importante destacar que la inflamación sistémica inducida por la dieta occidental y la reprogramación de los precursores de células mieloides fueron mediadas por la activación del inflamasoma NLRP3, que es un sensor inmune innato clave para muchas señales de peligro ambiental, como el ácido úrico y los cristales de colesterol. La dieta occidental provocó un aumento en la mielopoyesis e indujo inmunidad entrenada tanto en células mieloides diferenciadas como en células precursoras mieloides. Por lo tanto, la dieta occidental es reconocida por el sistema inmunológico como una amenaza para el organismo. 

En conjunto, estos estudios proporcionan mecanismos que vinculan la dieta occidental con la inducción y el mantenimiento de la inflamación de los tejidos y proporcionan una evidencia clara de que el sistema inmunitario está integrado por factores ambientales y obesogénicos.

La mayoría de la población mundial vive en áreas donde el sobrepeso es responsable de más muertes que el bajo peso y con más de un tercio de los adultos en todo el mundo clasificados como sobrepeso u obesos, enfrentamos una pandemia de enfermedades asociadas con el estilo de vida.

Enfrentar la metaflamación relacionada con el estilo de vida requiere establecer estrategias nacionales multimodales que pongan a la salud pública por encima de los intereses de la industria alimentaria y los cabilderos. 

Hay suficientes datos y evidencia epidemiológica para justificar acciones integrales. Se necesitan nuevas políticas para fomentar el uso de proteínas de origen vegetal, frutas, verduras, legumbres, nueces y otros alimentos integrales de alta calidad.

Los niños, en particular, deben estar protegidos de los anuncios depredadores de productos no saludables y los padres deben limitar su exposición a dietas de baja calidad y alentar la actividad física. 

Es hora de financiar y fomentar la prevención de enfermedades y esto debe complementarse con el desarrollo de terapias novedosas.

Citas 01 (81) 8850-7840 y 41


Referencias:

1. Olshansky, S. J. et al. A potential decline in life expectancy in the United States in the 21st century. N. Engl. J. Med. 352, 1138–1145 (2005).

2. Ludwig, D. S. Lifespan weighed down by diet. JAMA 315, 2269–2270 (2016).

3. Reither, E. N., Olshansky, S. J. & Yang, Y. New forecasting methodology indicates more disease and earlier mortality ahead for today’s younger Americans. Health Aff. (Millwood) 30, 1562–1568 (2011).

4. David, L. A. et al. Diet rapidly and reproducibly alters the human gut microbiome. Nature 505, 559–563 (2014).

5. Wilson, Q. N. et al. Greater microbial translocation and vulnerability to metabolic disease in healthy aged female monkeys. Sci. Rep. 8, 11373 (2018).

6. Netea, M. et al. Trained immunity: a program of innate immune memory in health and disease. Science 352, aaf1098 (2016).

7. Christ, A. et al. Western diet triggers NLRP3-dependent innate immune reprogramming. Cell 172, 162–175 (2018).

8. Perez, M. F. & Lehner, B. Intergenerational and transgenerational epigenetic inheritance in animals. Nature 21, 143–151 (2019).

9. Bhaskaran, K. et al. Association of BMI with overall and cause-specific mortality: a population-based cohort study of 3.6 million adults in the UK. Lancet Diabetes Endocrinol. 6, 944–953 (2018).

10. Li, Y. et al. Impact of healthy lifestyle factors on life expectancies in the US population. Circulation 138, 345–355 (2018).

sábado, 22 de junio de 2019

LA LUCHA DE LA VIDA ES EN CONTRA DE LA RETENCIÓN DE ÁCIDO


"La lucha de la vida es en contra de la retención de ácido. El envejecimiento, la falta de energía, el mal genio y los dolores de cabeza, enfermedades del corazón, alergias, eczemas, urticaria, asma, cálculos y arteriosclerosis sólo son resultado de la acumulación de ácidos."

Cuando se pierde el equilibrio y el organismo comienza a producir y almacenar más acidez y desechos tóxicos de los que puede eliminar, aparece la enfermedad, en sus diversas maneras.

La solución moderna es tratar el síntoma. ¿Dolor de cabeza? toma esto. ¿Alergia? Toma lo otro. ¿Colesterol? toma aquello. Sin embargo, la causa del problema no se toma en cuenta.

Si tomamos el cuenta la causa del problema, vamos a descubrir el enorme potencial del cuerpo para curarse a si mismo...

Citas 01 (81) 8850-7840 y 41
www.restaurart.mx

lunes, 10 de junio de 2019

TRATAMIENTO CON CÉLULAS MADRE PARA ESCLEROSIS MÚLTIPLE




La #EsclerosisMúltiple es un enfermedad progresiva del sistema nervioso central que provoca lesiones en la capa cubre los nervios y provoca muchos síntomas.


En esta enfermedad, el sistema inmunológico degrada la cubierta protectora de los nervios (la capa de #mielina). Este daño interrumpe la comunicación entre el cerebro y el cuerpo. 



Los síntomas, la gravedad y la duración pueden variar según la persona. Algunas personas pueden no presentar síntomas durante gran parte de sus vidas, mientras que otras pueden tener graves síntomas crónicos incapacitantes.




Nuestro objetivo del tratamiento apunta a la vaina de mielina mediante la introducción de #CelulasMadre adultas mesenquimales capaces de diferenciar y reparar estas células nerviosas (remielinización).

Las células madre adultas mesenquimales también tienen la capacidad de reparar la inmunidad. Nuestro sistema de tratamiento trabaja con el fin de mejorar la calidad de vida de los pacientes mediante la "inmunomodulación".

Nuestro programa de Esclerosis múltiple es una terapia integral de desintoxicación, alimentación específica, balance energético y terapia celular que le permite al cuerpo tener las condiciones necesarias para curarse a si mismo. 

El 90% de nuestros pacientes tiene mejoras, incluida la fuerza muscular, la tensión muscular, la movilidad, el control del equilibrio, la sensibilidad / entumecimiento, la flexibilidad, el habla más clara, la función de deglución, la visión, etc.

Citas 01 (81) 8850-7840 y 41


lunes, 6 de mayo de 2019

HOCATT SAUNA DE OZONO



El sauna de ozono HOCATT le proporcionará algo que nunca ha experimentado: Salud, bienestar, belleza y tratamientos de curación, todo en uno.

HOCATT significa “Terapia transdérmica con ozono hipertérmico y ácido carbónico” y la máquina actúa como una sauna de vapor de ozono personal, en la que los pacientes se sientan solo con la cabeza expuesta al aire, mientras que su cuerpo recibe los beneficios de una infusión de ozono y muchas otras terapias. 

Los beneficios para la salud de tener una sesión en la sauna de vapor de zona HOCATT son extensos. Aumenta la circulación, promueve la energía, estimula naturalmente la producción de enzimas antioxidantes, mejora la absorción de nutrientes, mejora el tono de la piel y ayuda a aliviar muchos problemas de salud crónicos.

Principales Beneficios:

  • Aumenta la circulación sanguínea
  • Aumenta el nivel de oxígeno en la sangre y el metabolismo
  • Estimula el sistema inmune
  • Combate y elimina patógenos (hongos, virus, bacterias) y toxinas
  • Limpia las arterias y venas, mejorando la circulación.
  • Elimina los radicales libres
  • Aumenta los niveles de energía
  • Relaja la tensión muscular
  • Reduce la inflamación
  • Reduce el dolor, calma los nervios (aumenta los niveles de serotonina)
  • Mejora la función cerebral.
  • Ayuda en la pérdida de peso (quema hasta 600 calorías por sesión).

El HOCATT ofrece estas modalidades terapéuticas:
  • Aromaterapia
  • Terapia con ácido carbónico
  • Ozono transdérmico
  • Electroterapia
  • Ejercicio con oxigenoterapia
  • Terapia de luz infrarroja lejana
  • Hipertermia
  • Terapia de luz de fotones
  • Irradiación ultravioleta

Datos rápidos de la sauna HOCATT
  • Cada sesión es de 30 minutos de duración (40-45 minutos en total).
Durante los primeros 3 a 8 minutos de su sesión, el ácido carbónico y el vapor humedecen la piel y entran por los poros al sistema linfático. El ácido carbónico es uno de los pocos compuestos que aumenta la captación y el suministro de oxígeno a nivel celular. Los vasos sanguíneos y los capilares se dilatan, aumentando la circulación sanguínea hasta en un 25%.
Una vez que se completa el ciclo de ácido carbónico, comienza el ciclo de ozono. Cuando el ozono reacciona con el agua del vapor, crea H202 que ayuda a destruir las infecciones bacterianas y de levadura / hongos. Al final de la sesión, todo el ozono y el vapor de oxígeno se extraen en el destructor de ozono y ¡la sesión termina!

HOCATT es una tecnología de última generación para mejorar la desintoxicación de patógenos, metales y productos químicos de su cuerpo; para ayudar a limpiar los tejidos internos, órganos y células; para mejorar la circulación sanguínea y linfática; y para ayudar a activar los sistemas inmunitarios de protección y regeneración del cuerpo.

Whatsapp 52 1 81 3256 4611
bit.ly/InformesRestaurart


martes, 30 de abril de 2019

¿PORQUÉ LA PROTEÍNA VEGETAL ES MEJOR QUE LA PROTEÍNA ANIMAL?



Sería genial si una dieta de hamburguesas al día fuera saludable. Al fin y al cabo tienes proteínas ahí dentro y con suerte algunas verduras en la parte superior (y en el costado), e incluso algo de fibra del pan (usaste granos integrales, ¿verdad?).

Desafortunadamente, un estudio tras otro muestra que la carne como fuente de proteínas no es tan saludable. Es mucho mejor obtener esa proteína necesaria de las plantas. Y existen razones legítimas por las que las fuentes de proteínas de origen vegetal como los frijoles son una alternativa más saludable al tocino.

En general, las investigaciones muestran que menos carne animal es mejor que más, en términos de salud a largo plazo. 


  • La proteína vegetal tiene más nutrientes y fibra... Las proteínas de origen vegetal son mucho más saludables que sus homólogos de carne. Esto se debe a que kilo por kilo contienen más nutrientes en menos calorías. También tienen una cosa de la que carecen completamente las proteínas animales: la fibra. No olvidemos la fibra. La fibra ayuda en la digestión, promueve un microbioma intestinal saludable y está fuertemente asociada con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

  • Las personas que comen proteínas vegetales en parte tienen hábitos más saludables... Los metanálisis que compararon a las personas que comen proteínas animales en comparación con las vegetales encuentran que, incluso después de ajustar otros factores influyentes como la clase socioeconómica, el peso y los hábitos de ejercicio, los que comen plantas tienden a vivir vidas más largas y sanas. Tienden a tener menos enfermedades cardiovasculares y menos casos de cáncer. 

  • Un análisis reciente en el Journal of American Medical Association observó que "la sustitución de proteínas vegetales por proteínas animales, especialmente de la carne roja procesada, puede conferir un beneficio sustancial para la salud" y recomendó que las políticas promuevan las proteínas vegetales.
    • La carne tiene más grasas saturadas... Otra razón por la que el bistec no es bueno para ti: la grasa que a menudo lo acompaña. La grasa es parte de la razón por la cual los filetes y las hamburguesas son deliciosos: le da una sensación en boca y sabor. Pero también tiende a obstruir tu corazón.
    • La carne procesada es cancerígena y la carne roja posiblemente también... Probablemente escuchó sobre el informe masivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace unos años proclamando que las carnes rojas procesadas eran cancerígenas. El cáncer colorrectal, en particular, se ha asociado con el consumo de carne roja, y también el cáncer de páncreas y de próstata. Las carnes procesadas, como el tocino y las salchichas, también contribuyen al cáncer colorrectal. Incluso se sabe que la carne a la parrilla tiene algunos compuestos cancerígenos.  Fuente original: https://www.popsci.com/plant-protein-healthier#page-2

    La alimentación es una herramienta poderosa para mantenernos saludables o para enfermarnos.

    Transforma tu vida, te ayudamos a mejorar tu salud e imagen con resultados permanentes.

    Citas 01 (81) 8850-7840 y 41




    domingo, 28 de abril de 2019

    DIETAS CETOGÉNICAS BAJAS EN CARBOHIDRATOS - MECANISMOS DE DAÑO




    Durante las últimas décadas, el consumo de carne roja ha aumentado a nivel mundial, especialmente en los países en desarrollo. Al mismo tiempo, ha habido una creciente evidencia de que el alto consumo de carne roja, especialmente de carne procesada, puede estar asociado con un mayor riesgo de varias enfermedades crónicas importantes. 

    Aquí, se proporciona un resumen completo de la evidencia acumulada basada en estudios de cohorte prospectivos con respecto a los posibles efectos adversos para la salud del consumo de carne roja en las principales enfermedades crónicas, como diabetes, enfermedad coronaria, insuficiencia cardíaca, accidente cerebrovascular y cáncer en varios sitios, y mortalidad. 


    Riesgos para la salud asociados con el consumo de carnes rojas.

    En un informe sobre la carga mundial de enfermedades publicado en The Lancet el 5 de diciembre de 2015, la dieta se clasificó como el factor de riesgo número uno para una reducción en los años de vida ajustados por discapacidad a nivel mundial. El consumo de carne roja surgió a principios de la década de 2000 como un problema de salud pública. La evidencia científica acumulada indica que un alto consumo de carne roja, especialmente de carne procesada, puede asociarse con un mayor riesgo de enfermedades crónicas importantes, incluida la diabetes mellitus tipo 2 (DMT2), la enfermedad cardiovascular (ECV) y el cáncer, y un mayor riesgo de mortalidad.


    DIABETES MELLITUS

    La creciente evidencia indica que el alto consumo de carne roja no procesada y de carne procesada se asocia con un mayor riesgo de diabetes mellitus tipo 2.

    Una dieta alta en carne roja y procesada antes del embarazo se asoció significativamente con un mayor riesgo de diabetes gestacional.

    El aumento en la ingesta de ácidos grasos saturados (SFA) eleva el acil-CoA graso intracelular y el diacilglicérido, lo que a su vez resulta en una menor activación de la insulina del sustrato del receptor de insulina 1 (IRS-1) fosfatidilinositol 3-quinasa asociada (PI3K) en el músculo La disminución de la insulina estimula la actividad de transporte de glucosa. Los productos finales de glucosilación avanzada (AGE) elevados aumentan la formación de óxido nítrico al inducir la expresión de la óxido nítrico sintasa y, a su vez, perjudican la secreción de insulina estimulada por la glucosa a través de la inhibición dependiente del óxido nítrico de la oxidasa de citocromo C oxidasa y la síntesis de ATP.

    Aminoácidos ramificados
    Los BCAA, como leucina, isoleucina y valina, se han asociado positivamente con la resistencia a la insulina y con los niveles de hemoglobina glucosilada (HbA1c). Además, los niveles plasmáticos aumentados de BCAA se han asociado con el desarrollo de diabetes mellitus tipo 2.

    Ácidos grasos saturados
    Los ácidos grasos saturados y el colesterol están presentes en todas las carnes y se ha informado que aumentan la resistencia a la insulina.

    Productos finales de glicación avanzada
    Durante la cocción de carnes rojas y procesadas, se producen AGEs. La carne se dora durante el asado y la barbacoa a través de la reacción de Maillard que implica la descomposición de los anillos de tetrapirol en la proteína muscular mioglobina. La carne roja y la carne roja procesada, en particular, tienen los niveles más altos de AGE por 100 g de alimento.

    Los hallazgos de estudios en humanos indican que los AGE derivados de la dieta pueden estar asociados con la progresión a diabetes mellitus tipo 2. 

    Se ha demostrado que los AGE pueden aumentar la producción de proteína C reactiva (PCR), factor de necrosis tumoral alfa (TNF-α) , molécula de adhesión celular vascular ‐ 1 (VCAM ‐ 1), interleucina (IL) ‐1β e IL-6 al generar especies reactivas de oxígeno (ROS).

    También se encontró que una dieta restringida por AGE en pacientes con DM2 disminuyó los marcadores de estrés oxidativo e inflamación y mejoró la función endotelial y la sensibilidad a la insulina.

    Hierro
    La carne roja es la principal fuente de hierro hemo, que se absorbe más fácilmente (25%) que el hierro no hemo (5–15%), y una mayor concentración de hierro puede contribuir a un mayor riesgo de diabetes mellitus tipo 2 a través de una mayor producción de glucosa y una menor utilización de glucosa.

    El hierro, como un prooxidante, participa en la formación de ROS altamente reactivas y puede aumentar el estrés oxidativo celular, lo que puede inhibir la unión a la insulina. La ROS puede dañar las células β pancreáticas, deteriorar la fosforilación de tirosina del IRS-1 estimulada por insulina PI3K e inhibe la translocación del transportador de glucosa tipo 4 (GLUT4) a la membrana plasmática.

    Un alto consumo de hierro hemo dietético se asocia con un aumento riesgo de diabetes mellitus tipo 2.

    Nitrito, nitrato y nitrosamina.
    La carne procesada contiene en promedio aproximadamente un 50% más de nitratos que la carne roja no procesada. Los nitritos y nitratos utilizados en la carne procesada para la conservación se convierten en nitrosaminas al unirse a los compuestos amino en el alimento o en el estómago. Se ha demostrado en estudios en animales que las nitrosaminas son tóxicas para las células β pancreáticas, disminuyen la secreción de insulina y aumentan el riesgo de diabetes mellitus tipo 2. 

    Sodio
    La carne procesada puede contener en promedio aproximadamente un 400% más de sodio que la carne roja no procesada 34. La sal en la carne procesada puede ser uno de los factores subyacentes al aumento observado en el riesgo de DM2.


    Trimetilamina N-óxido de fosfatidilcolina y L-carnitina
    Se ha informado que la fosfatidilcolina y la L-carnitina presentes en la carne roja están asociadas con trastornos metabólicos y enfermedad coronaria. 

    En el intestino, la fosfatidilcolina se descompone en colina, que es transformada por la microbiota intestinal en trimetilamina (TMA), y luego La TMA se metaboliza a trimetilamina N-óxido (TMAO). La L-Carnitina también se metaboliza por la microbiota a TMAO.

    La concentración de TMAO fue un factor predictivo significativo del riesgo de muerte, infarto de miocardio o accidente cerebrovascular.


    ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR

    Accidente crebrovascular
    Los hallazgos generales sugieren que tanto el consumo de carne roja sin procesar como el procesado pueden ser perjudiciales con respecto al riesgo de accidente cerebrovascular. Específicamente, el consumo de aproximadamente una porción por día de carne roja procesada y sin procesar se asoció con 41%  y 24% aumento del riesgo de accidente cerebrovascular, respectivamente.

    Enfermedad coronaria

    La evidencia actual sugiere que el alto consumo de carnes rojas, tanto sin procesar como procesadas, puede aumentar el riesgo de enfermedad coronaria.


    Cada 50g de porción al día de carne procesada se asoció con un 42% más de riesgo de enfermedad coronaria. 

    Cáncer
    El resumen de todos los estudios de cáncer realizados por el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer en 2007 concluyó que la evidencia científica disponible era convincente de que el consumo de carne roja procesada y sin procesar se asoció con un mayor riesgo de cáncer colorrectal.

    Se ha demostrado que el consumo de carne roja induce cambios epigenéticos en el ADN del huésped. Estos cambios se producen específicamente a través de la alteración de los niveles de histona desacetilasa ‐ 2 (HDAC ‐ 2). Las carnes rojas sin procesar y procesadas contienen hierro, hemo y nitrosil haeme, todo lo cual a niveles altos puede aumentar el riesgo de desarrollo de cáncer de colon.

    El consumo de carne roja conduce específicamente a mutaciones en los genes p53 y KRAS, lo que lleva además al inicio y la progresión de la carcinogénesis de colon.

    Conclusiones
    En general, es plausible concluir, teniendo en cuenta la evidencia científica disponible, que el alto consumo de carne roja, y especialmente la carne procesada, se asocia con un mayor riesgo de varias enfermedades crónicas importantes y mortalidad prematura. 

    Artículo original: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/joim.12543

    www.microbiotico.com






    lunes, 1 de abril de 2019

    SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA Y LAS BACTERIAS INTESTINALES


    La #FatigaCrónica es más frecuente de lo que imaginas, más severa de lo que piensas y una verdadera lima que va desgastando la vida y la hace un verdadero suplicio para quien la padece.

    Los tratamientos habituales hacen poco o nada para ayudar a la persona a salir adelante. ¿Porqué?

    Por que para tratar un problema es necesario llegar a la raíz del problema, y la raíz de este síndrome está en el intestino. Específicamente hablando en su #microbiota.

    Los pacientes con fatiga crónica tienen una disminución de una bacteria conocida como Faecalibacterium prausnitzii. Esta bacteria tiene actividad antiinflamatoria a nivel intestinal y cuando está reducida, proliferan otras que producen inflamación (roseburia, clostridium, corpobacillus).

    Una alimentación balanceada, a base de granos integrales, frutas, verduras y legumbres es la llave maestra para solucionar este problema de raíz. Sin embargo, en situaciones agudas será necesario integrar suplementos a base de #probióticos selectivos para corregir de forma más rápida estos problemas.

    Si usted sufre Fatiga crónica, #Fibromialgia o Sindrome de Intestino Irritable, podemos ayudarle.

    Citas 01 (81) 8850-7840 y 41

    miércoles, 5 de septiembre de 2018

    EFECTOS SECUNDARIOS DE LA SUCRALOSA


    Los endulzantes artificiales como el aspartame y la sucralosa podrían tener cero calorías, pero no pueden engañar al cuerpo. Cuando este recibe un sabor "dulce", también espera obtener calorías, y cuando eso no sucede, se producen alteraciones bioquímicas que podrían provocar aumento de peso, disfunción metabólica y otros problemas de salud.


    La sucralosa puede destruir su microbioma intestinal

    Se ha descubierto que diversos endulzantes artificiales pueden causar estragos de diferentes formas. Por ejemplo, el aspartame tiene una larga lista de estudios que detallan sus efectos nocivos, que varían desde daño cerebral hasta parto prematuro. Mientras tanto, se ha descubierto que la sucralosa es especialmente dañina para el intestino.
    Las investigaciones encontraron que la sucralosa:
    • Disminuía en un 50 % la población de bacterias intestinales, y que afectaba más a las bacterias que proporcionan importantes beneficios para las personas (consumir tan solo siete sobrecitos de Splenda podría ser suficiente para dañar su microbioma)
    • Aumentaba el nivel de pH intestinal
    • Se absorbía y acumulaba en el tejido adiposo

    El uso regular de sucralosa puede causar daño hepático y más

    Otro estudio publicado en línea el 2 de agosto de 2018 en la revista Morphologie, encontró que la sucralosa causaba "cambios definitivos" en el hígado de las ratas tratadas, "lo que indica efectos tóxicos relacionados con el consumo regular". Según estos investigadores, sus descubrimientos sugieren que "la sucralosa debería usarse con precaución para evitar daño hepático".
    En otras palabras, el uso regular de Splenda podría dañar el hígado.

    Los estudios también han relacionado el consumo de sucralosa con:

    Genotoxicidad (daño del ADN) y efectos epigenéticos posiblemente adversos. Según este artículo, el consumo diario aceptable de sucralosa podría ser cientos de veces más alto para poder garantizar su seguridad
    Hasta 40 % más contracción del timo
    Crecimiento del hígado y riñones
    Calcificación de los riñones
    Mayor población de leucocitos (células del sistema inmunológico) en el timo y ganglios linfáticos
    Migrañas
    Alteración de glucosa, insulina, así como en los niveles y respuestas del péptido similar al glucagón tipo 1, lo que podría elevar el riesgo de diabetes tipo 2.
    Un estudio publicado en la revista Diabetes Care confirmó que, en comparación con los controles, los pacientes con obesidad que consumen sucralosa experimentaron un mayor incremento en las concentraciones máximas de glucosa en la sangre, mayor incremento en la insulina y una tasa máxima de secreción de insulina, junto con una menor depuración de insulina.
    Según los autores, "estos datos demuestran que la sucralosa puede influir en la respuesta glucémica e insulínica de una carga de glucosa oral en personas con obesidad que normalmente no consumen endulzantes que no son nutritivos"
    Trastornos en los niveles de la Glicoproteína-P (P- gp), lo que podría provocar que los medicamentos utilizados en la quimioterapia, tratamiento para el SIDA y enfermedades cardíacas sean desviados a los intestinos, en vez de ser absorbidos por el cuerpo